La Cuaresma es un tiempo de Reflexión, Conversión y Austeridad.

1 03 2012

Un año más, nuestra Delegación de Orientación Social –Justicia y Paz- ofrece unas sugerencias de contenido social para este tiempo litúrgico.

La Cuaresma es un tiempo de Reflexión, Conversión y Austeridad.

EL CAMBIO DE VIDA Y LA AUSTERIDAD

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía “se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio”  (Mc 1 ,12-15)

EL DESIERTO

Los Santos Padres de la Iglesia interpretan el desierto como un espacio de prueba, de la tentación, del abandono y de la austeridad. Pero, también, el lugar del encuentro con Dios, siempre fecundo. En palabras del Antiguo Testamento, “la llevaré al desierto y le  hablaré a su corazón”. (Os. 2,16).

Lo supo captar DOROTHY DAY cuando entró en una Iglesia y allí, sola, ofreció  “una oración especial, una oración acompañada de lágrimas y angustia, pidiendo encontrar la manera de usar sus talentos a favor de sus compañeros trabajadores, de los pobres.” Así en 1933, esta periodista estadounidense, crea la primera casa de hospitalidad para mendigos, parados, personas sin techo y toxicómanos. Con ellos vivirá hasta su muerte el 29-11-1980.

Muchas veces en nuestra vida cotidiana rechazamos esos espacios de silencio y soledad porque tenemos miedo de encontrarnos con nosotros mismos y con Dios, y descubrir qué lejos estamos de su proyecto sobre nosotros. Por eso, el “desierto” requiere el coraje de los humildes, de los que no tienen miedo de volver a empezar…

La oración  no es una “técnica”. Es una actitud de la vida diaria.   (Joan Chittister.)              RUFINA BORREGO, fallecida el 24 de enero pasado,  hizo de su vida una consecuencia de su oración.  Misionera secular, fermento de promoción personal y colectiva para personas y grupos que no tenían ninguna oportunidad de liberación. Fue dinamizando, conjuntando e integrando, a la vez que descubriendo, personas que, se unieron a ella para ayudar en la tarea diaria de esa promoción.

AUSTERIDAD.

“Las cosas superfluas de los ricos son necesarias a los pobres. Se poseen bienes ajenos  cuando se poseen bienes superfluos” (San Agustín)

“Se debe hacer hincapié en vivir la práctica cotidiana de propiedad compartida, en generar instituciones que rompan con la lógica del mercado, en plasmar elementos imaginativos…” (Pág. 25. Cristianismo y Justicia nº 136)

VILLA TERESITA, comunidad de mujeres, Auxiliares Diocesanas del Buen Pastor que viven con radicalidad el Evangelio, dedicándose a atender a las mujeres del mundo de la prostitución. Acogen a estas mujeres con problemas de exclusión.

ASOCIACIÓN MISIÓN EVANGÉLICA URBANA, iniciada por varias Parroquias de Sevilla, ha inaugurado, en Sevilla Este, una nueva sede para ofrecer más servicios ante la creciente demanda de personas en situación de crisis.

Ofrece: Asistencia para orientación laboral y jurídica, apoyo a la infancia, integración de colectivos en riesgo de exclusión, como son, desempleados de larga duración y familias desestructuradas, drogadicción, mayores en soledad y gestión de banco de alimentos y ropa.

SOR  EMMANUEL, “La hermana de los pobres”. Tras una vida de religiosa dedicada a la docencia en Turquía y Túnez, a los 72 años lo dejó todo y se echó, literalmente a la calle, para servir con pasión, amor y ternura a los más desfavorecidos. Tras un absoluto compromiso en las calles de El Cairo, dedicó los últimos años de su vida, en París, a ayudar  a los “sin techo”. Murió el 20-10-2008.

ESTAS EXPERIENCIAS ALTERNAN LA ORACIÓN CON EL COMPROMISO. VIVIR LA SENCILLEZ ES:

 No necesitar tener muchas cosas para ser feliz.

 Tener más alegría al dar y al compartir que al recibir.

 Solidarizarte con tantos hermanos que viven injustamente en la pobreza y la necesidad.

 Disfrutar de los innumerables regalos que la vida y la naturaleza, te ofrece constantemente cada día.

HOJA II – AÑO 2012 Registro nº 411/12

Delegación Diocesana de Orientación Social Comisión Justicia y Paz

Un año más, nuestra Delegación de Orientación Social –Justicia y Paz- ofrece unas sugerencias de contenido social para este tiempo litúrgico.

La Cuaresma es un tiempo de Reflexión, Conversión y Austeridad.

LA TRANSFIGURACIÓN  DEL SEÑOR

Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos… Se les  aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. (Mc 9, 2) Jesús se retira al monte… y en la soledad de él se manifiesta sin ostentación ni muchedumbres. Para escuchar a Jesús hay que retirarse a un monte… la vida interior se consigue aislándose (la montaña).

La presencia de Moisés y Elías en la escena de la Transfiguración la interpreta San Juan Crisóstomo (s.  IV) en razón del papel que desempeñaron en la historia de la salvación: “Ambos  –dice- se opusieron libremente a los tiranos: uno contra Egipto (Ex 5)  y el otro contra Acab (1Re10) por abandonar a Yahveh…los dos eran grandes cultivadores de la pobreza…”  (Homilía sobre el Evangelio de S. Mateo, 56,2).

Este comentario nos acerca la dimensión social del evangelio de la Transfiguración.

EL DESAFÍO DE LA POBREZA Y SUS CAUSAS

“Nosotros afirmamos que la condición de imagen de Dios será siempre el gran tributo de las personas sin atributo – como afirmaba el marxista Lucio Lombardo-Radice. Desde un punto de vista cristiano, es también importante dedicarse a una criatura humana, cuidarla y amarla.

Aunque esta entrega nuestra sea improductiva; para el cristiano es importante dar todo su tiempo con gozo y alegría al enfermo incurable… al anciano ya inútil… a los más infelices…  e incluso a aquellos que resultan ya  casi indiscernibles los rasgos humanos…” (Luis G. Carvajal en “El clamor de los excluidos”) «Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras»  (Hb 10, 24)

El Santo Padre Benedicto XVI nos propone:

1. La atención al otro

2. La reciprocidad

3. La santidad personal

 Acercarse al Señor «con corazón sincero y llenos de fe»

 Mantenernos firmes «en la esperanza que profesamos»

 Realizar junto con los hermanos «la caridad y las buenas obras»

 Participar en los encuentros litúrgicos y de oración de la comunidad

 Observar bien, estar atentos, no mostrarse indiferentes a la suerte de los hermanos.

 Buscar lo que «fomente la paz y la mutua edificación»

 Competir en la caridad, en el servicio y en las buenas obras.

 La corrección fraterna con vistas a la salvación eterna.

Si cultivamos la mirada de fraternidad, la solidaridad,  la justicia, así como la misericordia y la compasión, brotarán naturalmente de nuestro corazón. Frente al mal no hay que callar. Nuestra existencia está relacionada con la de los demás, tanto en el bien como en el mal; tanto el pecado como las obras de caridad tienen también una dimensión social.  (MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA CUARESMA 2012)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: